La relevancia del apego infantil en las relaciones adultas

El mundo de las interacciones personales, engloba muchos tipos de relaciones (de pareja, familiares, amistades, laborales…). Nuestra forma de relacionarnos nos define, a la vez que influimos en los demás con nuestro estilo personal.

¿no te has preguntado nunca sobre qué ha influido para que tu, tal y como eres te relaciones de una determinada forma y no de otra? ¿el por que de tus debilidades y fortalezas?

 

Nuestra forma de relacionarnos nos define, a la vez que influimos en los demás con nuestro estilo personal.

 

En este blog intentaremos dar respuestas a algunas de estas cuestiones y sobre todo invitarte a reflexionar sobre estas cuestiones en tu vida concreta.

Podemos decir que nuestra forma actual de relacionarnos es una forma “reactualizada” de los  en nuestra etapa infantil; de ahí la relevancia del apego infantil y su repercusión en las relaciones adultas.

El vínculo temprano condiciona de alguna manera la futura manera de vernos a nosotros mismos y de ver a los otros, y es por tanto desde el vínculo desde donde estos patrones son susceptibles de ser modificados. Es por eso que el proceso terapéutico, es un escenario donde se ponen en juego todas esas formas de relacionarnos y donde pueden cambiar.

El vínculo temprano, condiciona, pero no determina, ya que existen otros factores que influyen en nuestra forma de constituir nuestra personalidad. La regulación emocional se juega también en los patrones relacionales que establecemos con otros desde pequeños, y nuestro “ser adulto” llevamos las experiencias vividas desde “nuestro ser niño/a”, por lo que se hace necesario comprender las experiencias infantiles para comprender por que hemos llegado a ser el adulto que somos.

Desde nuestro equipo y con la experiencia clínica que nos avala, vemos en los diferentes procesos terapéuticos que el cambio se da desde esta perspectiva, desde la cual comprendemos al adulto de una forma integral, incluyendo una comprensión holística, global y completa de la complejidad del ser humano desde todas sus dimensiones por las que transita (infantil, adolescente y adulta).

En el viaje del crecimiento, podemos ayudarte a comprender tus dinámicas personales: tus dificultades y ayudarte a superarlas, tus fortalezas y ayudarte a potenciarlas.

Sobre el autor

Añade tu comentario