Cuándo buscar ayuda psicológica

¿Es mejor la ayuda de un psicólogo o de un psiquiatra?

Cuando alguien a quien quieres tiene conflictos o padece un trastorno mental, puedes sentir que la relación está cambiando, acumulándose problemas sin resolver.

Es habitual que te sientas frustración, sin saber bien cómo ayudar.

Nuestro equipo profesional de psicólogos y psiquiatras le ofrecerá un amplio abanico de soluciones. El objetivo es romper con la espiral del dolor y conducir a la persona afectada hacia la búsqueda de una solución, dejándose ayudar por expertos sanitarios en psicología y psiquiatría.

Una actitud comprensiva y confrontativa a la vez puede contribuir de modo crucial a la resolución del problema.

En Psicoafirma (Madrid) nuestros psicólogos y psiquiatras especialistas analizarán y evaluarán cada situación individualmente, para sensibilizar en la búsqueda del tratamiento, asesorando y potenciando puntos de encuentro que faciliten las intervenciones terapéuticas.

Cómo es la terapia de un psicólogo

La intervención psicológica comienza con una fase inicial de evaluación, que dura tres o cuatro entrevistas con un psicólogo, tras las cuales se explica al paciente nuestra valoración clínica y cómo va a ser el tratamiento. Planificamos la periodicidad de la intervención, en función de cada caso particular, dependiendo de la necesidad. Habitualmente trabajamos con sesiones semanales de cuarenta y cinco minutos de duración.

Generalmente se requieren varios meses de tratamiento, tras los cuales se realiza un seguimiento posterior.

Cómo es la intervención de un psiquiatra

En ocasiones es necesario realizar una intervención psiquiátrica. Normalmente se desarrolla mediante una o dos consultas diagnósticas con un psiquiatra. Posteriormente se establece el plan de tratamiento farmacológico y se programan sesiones mensuales de control y vigilancia de la respuesta y evolución del paciente.

Soluciona tu estres y problemas con el quipo de psicólogos de Psicoafirma Madrid

Acudir al psicólogo o al psiquiatra

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al psicólogo?

Cuando observemos cualquier cambio notable en la conducta del niño tanto por exceso como por defecto.

El niño que acude al psicólogo debe saber a dónde va. Como padres debemos actuar con normalidad, indicando que el profesional es una persona que nos va a ayudar a que las relaciones de la familia mejoren.

¿Cuándo debo pedir ayuda a un psicólogo o a un psiquiatra?

Cuando sientes que la vida cotidiana te desborda, que has perdido el control de tu vida. Afectándose tu relación familiar, tu capacidad de disfrutar del tiempo libre, descanso, alimentación, salud, etc.

Cuando existe sufrimiento emocional, manifestado muchas veces en forma de tristeza, enfado o ansiedad.

Cuando una persona significativa, afectada por el problema, u otro profesional te apunta la necesidad de buscar una solución.

Buscar ayuda de un psicólogo o psiquiatra significa que existe un interés por mejorar, comenzando así el camino hacia la recuperación. Mirar el problema de frente es el primer paso. Nunca es demasiado tarde ni demasiado pronto.

¿Se puede mediar en un conflicto?

Los conflictos aparecen, irremediablemente, en la vida de todos nosotros, en mayor o menor grado. Podemos trabajar en su prevención, no obstante, cuando llegan finalmente, la clave de su afrontamiento está en el modo en que éstos se gestionan, cómo nos posicionamos ante ellos para buscar las soluciones óptimas. En muchas ocasiones, las personas implicadas se ven sobrepasadas por sus emociones; la angustia, el malestar ante el enfrentamiento, el dolor de las pérdidas sufridas y las anticipadas o la rabia ante la incomprensión pueden suponer un obstáculo para el adecuado manejo y consiguiente resolución del conflicto. Llegado ese punto, puede hacerse necesaria la presencia de un profesional que, a través de la mediación ayude a superar tales estados emocionales y salir del bloqueo en que las personas están inmersas.

En Psicoafirma, queremos facilitar la comunicación entre las partes en conflicto, buscar aproximaciones, ayudarlas a entenderse, darles el poder de sus decisiones durante el proceso de mediación y de cara a un futuro, para que encuentren sus propias soluciones